Crecen las exportaciones de las compañías extranjeras en México


El Gobierno mexicano informa que  las exportaciones “mexicanas”  de automóviles crecieron  en 334,336 unidades en 2017. En efecto, en el año recién terminado se exportaron 3,102,604 unidades en tanto que el año previo se exportaron 2,768,268.  Es un buen dato, sin duda. Sin embargo, nuestros funcionarios se cuidan de decir que las exportaciones de la industria automotriz mexicana son de compañías extranjeras con plantas en México que aprovechan los salarios bajísimos que pueden pagar en México  respecto a lo que en sus países están obligados a pagar. Las empresas que exportan desde México son General Motors, Ford, Toyota, Volkswagen, Honda, Chrysler y Fiat.

Esas compañías que aprovechan nuestros salarios raquíticos –ventaja comparativa, le llaman nuestros funcionarios- no solo continuaron operando normalmente a pesar de las amenazas de Donald Trump sino que, incluso, han aumentado notablemente la producción. En 2017 produjeron 3 millones 773 mil 569 autos, los que son 307 mil 954 más que los 3 millones 465 mil 615 producidos en 2016. ¡Negocios son negocios! Y en México se paga casi diez veces menos  de lo que esas compañías pagan en sus países de origen. En la industria terminal, por ejemplo, se paga en México, 3.14 dólares por hora mientras en Estados Unidos pagan 28.8 dólares. Pero hay ramas de la industria automotriz que la diferencia aún es mayor. No es por buen corazón, o por un espíritu altruista, que una buena parte del empresariado norteamericano le pide a Trump que Estados Unidos se mantenga dentro del Tratado de Libre Comercio. 

Comentarios

  1. El capital nunca se ha movido por su buen corazón o espíritu altruista, o como dicen los mentirosos medios por "confianza", siempre se ha movido para donde pueda obtener mayor ganancia, pero también sabe que a mayor ganancia, mayor riesgo.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

EL RUISEÑOR Y LA ROSA: (FRAGMENTO: OSCAR WILDE)

Crecimiento de la deuda pública y daño patrimonial

El fracking en las cuencas de Burgos y de Eagle Ford y la Nueva Ley de Aguas