¿A quién sirven las Reservas Internacionales en el Banco de México?




Los bancos centrales del mundo, y el Banco de México (BM) como cualquiera de ellos, tienen varias funciones, pero las que destacan son: 1.- Custodiar las Reservas Internacionales de divisas (RI): 2.- Tienen el monopolio de la acuñación e impresión de monedas y billetes; 3.- Sirven como tesorero del gobierno federal y 4.- Son el agente financiero del gobierno federal. Veamos cada una de estas funciones, en la situación financiera de hoy del Banco de México (BM).
1.- Como Custodio de las Reservas Internacionales (RI), el BM, tiene hoy, aproximadamente, 173 mil millones de dólares de reservas. Si consideramos que el dólar se cambia a 19 pesos, tenemos unas RI, denominadas en moneda nacional, de 3.3 billones de pesos, aproximadamente. Veamos este monto en relación a las otras funciones que arriba enunciamos.
2.- Como monopolio de la acuñación e impresión de monedas y billetes, el BM tiene hoy en circulación aproximadamente 1.5 billones de pesos, que son el 45.5% de los 3.3 billones que representan la totalidad de las RI que describimos en el párrafo anterior. Esas monedas y billetes son los que ahorita traemos en nuestros bolsillos los mexicanos.
3.-Como tesorero del gobierno federal, el BM tiene hoy en la cuenta corriente del gobierno federal, aproximadamente, 0.5 billones de pesos, que son el 15.2% de los 3.3 billones de pesos que representan las RI, como dijimos anteriormente.
4.- Como agente financiero del gobierno federal, el BM guarda hoy, casi 1 billón de pesos producto de ventas de instrumentos financieros del gobierno federal tales como Cetes, Bonos, Bondes, Udibonos y otros, que hacen el 30.3% de los 3.3 billones de pesos que representan la totalidad de las RI. Ese dinero deberá ser devuelto a los poseedores de esos instrumentos en la fecha de su vencimiento, previo pago de intereses, por supuesto.
La suma de los dineros descritos en los apartados 2,3 y 4, arriba mencionados, son 3 billones de pesos y son el 91% de los 3.3 billones de pesos que representan el total de las RI que describimos en el punto 1. El 9.0% restante son, aproximadamente, los 0.3 billones de transacciones del BM con la banca comercial. Como vemos, nada o casi nada, de las reservas internacionales es propiedad del BM. Lo que ha hecho nuestro banco central ha sido recibir moneda nacional, como se describe en los puntos del 2 al 4, y cambiarlos a dólares y mantenerlos como Reserva Internacional.
Para que haya personas, empresas o instituciones nacionales o extranjeras que deseen comprar los instrumentos financieros del gobierno federal que se describieron en el numeral 4, se deben ofrecer tasas de interés muy altas. Ahorita se están pagando más del 7.5% mientras que Estados Unidos apenas paga 1.5%. ¿Tiene algún sentido pagar esas altas de interés para mantener ocioso el dinero que así se guarda?
Todos los instrumentos financieros que el BM vende en representación del gobierno federal, con vencimiento mayor a un año, son contabilizados como deuda pública. ¿Tiene sentido pagar ese interés por esa deuda sólo para mantener inmóvil ese dinero que nos cuesta más del 7.5% de interés? ¿A quién sirve eso? Sólo sirve a los que compran esos Cetes, Bonos, Bondes, Udibonos, etc., sobre todo si las tasas de interés que se ofrecen en Estados Unidos y Europa son menores a 1.5% o incluso muy cercanos al 0% como ocurre en los países de Europa.
Por otro lado, al recibir el BM moneda nacional y cambiarla a dólares, y mantener sin movimiento esos recursos financieros, estimula la especulación del BM con la paridad dolar-peso, pues se tienen acumulados dólares y las obligaciones en pesos, de ahí que el BM gane cuando se devalúa nuestra moneda y pierda cuando se revalúa. Quizá deba desaparecer esta especulación de nuestro propio banco con nuestra propia moneda. Un nuevo gobierno debe ensayar un nuevo papel del banco central que abandone la especulación y promueva el desarrollo. ¡Es cuánto!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL RUISEÑOR Y LA ROSA: (FRAGMENTO: OSCAR WILDE)

Crecimiento de la deuda pública y daño patrimonial

El fracking en las cuencas de Burgos y de Eagle Ford y la Nueva Ley de Aguas